El Programa Las Víctimas Contra Las Violencias del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, con la coordinación de la Dra. Eva Giberti, tiene como finalidad principal poner en conocimiento de la víctimas cuáles son sus derechos para exigirle al Estado el respeto de los mismos y la sanción de las personas violentas que la hayan agredido. De este modo, se busca que la víctima supere su pasividad y reclame por sus derechos.

jueves, 25 de octubre de 2012

"La estrategia sin sotana"

Las organizaciones que militan en contra del derecho de las mujeres a decidir sobre sus cuerpos y sus vidas, autodenominadas pro vida o pro familia, tienen en Argentina y el mundo una red que blanquea los dogmas con el jabón de la sociedad civil y el discurso de los derechos personales. Y, junto a los llamados expertos en bioética, son el nuevo brazo ejecutor de los sectores más fundamentalistas.

Publicado en Página/12. "Suplemento LAS12".
Viernes, 19 de octubre de 2012

Por Luciana Peker

La mujer había sido violada en distintos prostíbulos donde era explotada por redes de trata. Logró escapar. Pidió un aborto no punible que fue vociferado por el jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Mauricio Macri. La asociación Pro Familia presentó un amparo ante la jueza Myriam C. Rustan de Estrada –que ahora enfrenta un jury de enjuiciamiento– y logró suspender la práctica. Después, la Corte Suprema de Justicia volvió a darle a la mujer el derecho contemplado por el Código Penal desde 1921. Pero no se trata de un caso sino de muchos.

No fue un error, un exceso, ni una excepción. La estrategia de los sectores más conservadores es utilizar a supuestos expertos/as en bioética o a asociaciones pro vida o pro familia para obstaculizar los abortos legales, manipular a las víctimas (a las que suelen atormentar con imágenes falsas de fetos “llorando” o tentarlas con ofertas económicas) y generar una falsa polarización en la opinión pública. No se trata de actos o personajes aislados, sino de una estrategia que funciona en la Argentina y en el mundo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada