El Programa Las Víctimas Contra Las Violencias del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, con la coordinación de la Dra. Eva Giberti, tiene como finalidad principal poner en conocimiento de la víctimas cuáles son sus derechos para exigirle al Estado el respeto de los mismos y la sanción de las personas violentas que la hayan agredido. De este modo, se busca que la víctima supere su pasividad y reclame por sus derechos.

jueves, 25 de octubre de 2012

"Un caso de femicidio anunciado y fuga previsible"

Lilian y su pequeño Brian Alejandro, de seis años.

ANTONIO CAJAL FUE CONDENADO A PERPETUA POR MATAR A SU PAREJA Y SUS DOS HIJOS, PERO SIGUE LIBRE. El TOC N° 4 de Morón condenó a Cajal por matar a golpes a Lilian Fuño Rodríguez, embarazada, y sus dos hijos, Brian y Rocío. Está libre hasta que la sentencia quede firme. Los familiares reclaman.

Publicado en Página/12. "Sociedad".
Lunes, 22 de Octubre de 2012.

Por Mariana Carbajal

El próximo 2 de noviembre se cumplen tres años de los asesinatos de Lilian Fuño Rodríguez y sus dos hijos, Brian Alejandro, de 6 años, y Rocío Ayelén, de 4. Lilian estaba embarazada de ocho meses. A los tres los sorprendió el horror en la tranquilidad de su casa. Ella cocinaba. Los niños jugaban. Por el triple crimen, el 9 de marzo de este año, fue condenado a prisión perpetua la pareja de Lilian y padre de las criaturas, Antonio Orlando Cajal, de 30 años. El Tribunal Oral en lo Criminal Nº 4 de Morón consideró probado que Cajal fue el autor de tanto espanto. Sin embargo, lo dejó libre. Los jueces no ordenaron su detención hasta que el fallo quede firme. La apelación está en la Cámara de Casación, que todavía no se expidió. Los familiares de las víctimas, acompañados por numerosas organizaciones de defensa de los derechos de las mujeres, reclaman una urgente resolución judicial y que la condena sea efectiva. “Es una falta de respeto a mis sobrinos, a mi hermana. Nos da mucha bronca e impotencia, nos provoca mucha angustia ver al asesino de mi familia paseando por la calle, por tribunales, como si nada”, dijo a Página/12 la hermana de Lilian y tía de los chicos, Patricia Fuño. “Es un caso aberrante, cómo es posible que siga libre”, se preguntó la mujer.

Fue un femicidio anunciado. Lilian había denunciado a Cajal en marzo de 2008, es decir un año antes del triple crimen, en una comisaría de Morón, por violencia física y psicológica. En el expediente, a cargo del Tribunal de Familia Nº 3 Departamental, a fojas 111113 quedó asentado su testimonio. Lilian señaló en aquella oportunidad que su pareja “siempre fue una persona agresiva de manera verbal para con ella y en oportunidades lo ha hecho físicamente. (...) son continuos los insultos y las descalificaciones como mujer y como persona (...) en el día de ayer en circunstancias que se hallaban en su domicilio, a raíz de que sus hijos se encontraban peleando, el mismo se puso nervioso, por lo que comenzó a agredir a la denunciante y la empujó contra la pared. Que no es la primera vez que vive una situación como la relatada, por lo que solicita a la intervención se tomen medidas a su favor, ya que teme que cada vez la situación sea más grave y la familia de Cajal no tiene buenos antecedentes, al igual que él, ya que en una oportunidad agredió físicamente a su hermana...”.

Pero Lilian y sus hijos no recibieron la protección que necesitaban. Fue un femicidio anunciado. Lilian tenía miedo de ser asesinada por los antecedentes familiares de su pareja: el padre de Cajal está preso en Corrientes por matar a su amante. Estos datos surgen de la sentencia que dictó el TOC N° 4 de Morón, el 9 de marzo, cuando lo condenó a perpetua, por encontrar que se reúnen los extremos necesarios para considerar probado que Cajal mató a su pareja y a sus dos hijos. De lo que concluye que es autor penalmente responsable de los delitos de homicidio reiterado en tres ocasiones, dos de ellos (los de sus hijos) agravados por el vínculo. El fallo lleva las firmas de los jueces Pedro Rodríguez, en calidad de presidente del Tribunal, Carlos Roberto Torti y Rodolfo Castañares.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada