El Programa Las Víctimas Contra Las Violencias del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, con la coordinación de la Dra. Eva Giberti, tiene como finalidad principal poner en conocimiento de la víctimas cuáles son sus derechos para exigirle al Estado el respeto de los mismos y la sanción de las personas violentas que la hayan agredido. De este modo, se busca que la víctima supere su pasividad y reclame por sus derechos.

martes, 27 de marzo de 2012

Dossier especial: Explotación comercial sexual de niños, niñas y adolescentes en viajes y turismo

Por Valeria Tellechea.


Cuando hablamos del mal llamado turismo sexual en niñas, niños y adolescentes, si en adultas y adultos la situación es muy compleja, aquí los límites se desdibujan aún más. ¿Se puede hablar de redes? ¿Se puede hablar de organizaciones? ¿Existe dicho concepto? Muchos interrogantes, términos y demarcaciones de la problemática se tornan confusos, se desdibujan, se invisibilizan. Sumado a esta situación no podemos dejar de pensar, de olvidarnos jamás que estamos en presencia de niñas, niños y adolescentes, con todo el respeto y la responsabilidad que esta situación conlleva.

Desde el 2007, dependiente del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, la Brigada Niñ@s – Contra la Explotación Sexual Comercial, es un Equipo interdisciplinario conformado por psicólogas, trabajadoras sociales, sociólogas y politólogas. Carola Saricas, politóloga, es coordinadora de la Brigada Niñ@s y responsable del Área de explotación sexual comercial de niños, niñas y adolescentes en viajes y turismo, perteneciente al programa “Las víctimas contra las violencias”, dirigido por la Dra. Eva Giberti. Junto a Bettina Esteban y Johanna Goldwaser Yankelevich, profesionales que forman parte de este equipo el cual, luego de pensar y repensar su finalidad, se encarga de capacitar a diferentes organismos, acompañar a las víctimas y sensibilizar a la sociedad en su conjunto.

Bettina: en un principio el programa se basaba en un trabajo de terreno, esto era salir a la calle a buscar la situación de explotación para su intervención, y por aquellos comienzos recorríamos la ciudad con personal policial en un móvil no identificable. Recorríamos las zonas que se consideran más vulnerables a esta situación como Retiro, Once, Constitución, Flores; sin embargo no pudimos sostenerlo porque nos dimos cuenta que, tanto la sociedad, como incluso las fuerzas de seguridad y la justicia misma no estaban formados en esta problemática, además que, esas situaciones que aparecían en las calles luego se escondían en privados, prostíbulos y bares. Era común escuchar frases como “pero si es una prostituta chiquita” o “ya tiene 17 años”, además que las víctimas tampoco reaccionaban de manera positiva, aunque hemos logrado en varias oportunidades transmitirles y que puedan comprender que son víctimas y que están expuestas a varios riesgos.

Seguir leyendo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada