El Programa Las Víctimas Contra Las Violencias del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, con la coordinación de la Dra. Eva Giberti, tiene como finalidad principal poner en conocimiento de la víctimas cuáles son sus derechos para exigirle al Estado el respeto de los mismos y la sanción de las personas violentas que la hayan agredido. De este modo, se busca que la víctima supere su pasividad y reclame por sus derechos.

viernes, 1 de marzo de 2013

"La otra violencia de género"

CONDENA A UN HOMBRE POR MALTRATAR A SU MADRE. La Justicia porteña condenó a un hombre de 36 años a un año de prisión. En el juicio oral quedaron demostradas las agresiones y las amenazas contra su madre. El fallo es novedoso porque encuadra esos hechos como un caso de violencia de género. En la Oficina de Violencia Doméstica de la Corte Suprema de la Nación cada vez más adultos mayores denuncian a sus hijos por maltrato.

Publicado en Página/12. "Sociedad".
Miércoles, 02 de enero de 2013.
Por Mariana Carbajal.

Un hombre de 36 años fue condenado por la Justicia porteña a un año de prisión por amenazar a su madre, en un contexto de violencia doméstica y de género. Durante el juicio oral y público quedó en evidencia que la mujer sufría de parte de su hijo violencia psicológica, amenazas, agresiones y malos tratos desde hacía años. La violencia se manifestaba en forma verbal, física y hasta ambientalmente con rotura de objetos como botellas o arrojando una silla contra una pared para intimidarla. La mujer vivía con terror de que un día la matara. El caso muestra otra cara, menos habitual, de la violencia machista: aquella perpetrada por un hijo hacia su madre. Los casos de este tipo, sin embargo, no son aislados. En la Oficina de Violencia Doméstica (OVD) de la Corte Suprema de Justicia cada vez más padres o madres –adultos mayores– denuncian a hijos de entre treinta y pico y cuarenta años por maltrato o porque los quieren despojar de alguna propiedad, según informó a Página/12 su titular, Analía Monferrer.

La sentencia, destacó Monferrer, es “novedosa” porque históricamente las amenazas entre un hijo y una madre “se tomaban como dichas en una acalorada discusión”, sin tener en cuenta si había un contexto de violencia doméstica y de género. “Lo novedoso es que se tomen como la comisión de un delito penal, que es lo que corresponde”, apuntó la especialista.

Hasta que el fallo quede firme, el hijo condenado no puede tomar contacto por ningún medio con su madre ni el resto de su grupo familiar, de acuerdo con la sentencia dictada por el Juzgado Penal, Contravencional y de Faltas N°8 del Poder Judicial porteño, a cargo de la jueza Natalia Molina. Además, la magistrada le ordenó que abandonara de inmediato el domicilio familiar, donde madre e hijo convivían, en el barrio porteño de Villa Lugano. Y le encomendó al fiscal que intervino, Jorge Ponce, de la Unidad Fiscal Sur, que garantizara la seguridad de la víctima y de su grupo conviviente hasta que la sentencia quede firme.

Seguir leyendo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada