El Programa Las Víctimas Contra Las Violencias del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, con la coordinación de la Dra. Eva Giberti, tiene como finalidad principal poner en conocimiento de la víctimas cuáles son sus derechos para exigirle al Estado el respeto de los mismos y la sanción de las personas violentas que la hayan agredido. De este modo, se busca que la víctima supere su pasividad y reclame por sus derechos.

miércoles, 29 de mayo de 2013

"El clan de las cuatro decádas"

PODER, CRIMENES Y NEGOCIOS DE LOS ALE EN TUCUMAN. Los allanamientos a sus propiedades pusieron el foco del país sobre una familia largamente conocida en la provincia. Las denuncias de Trimarco. Las causas de las que siempre zafan. La pelea con Bussi. Las quejas de Evangelina Salazar. 

Publicado en Página/12. "Sociedad".
10.03.2013 

El nombre se volvió familiar a fuerza de ser mencionado por Susana Trimarco como responsables del secuestro de Marita Verón. “La mafia de los Ale”, repitió y repite ella, está detrás de una red de trata, pero también de un mundo criminal de larga data. En Tucumán, los quince allanamientos de comienzos de la semana sorprendieron, pero los trascendidos sobre qué habían deparado no asombraron. Armas, aun de guerra, dinero en efectivo y no solamente en pesos, y rumores, sobre todo, sobre indicios materiales de comisión de un espectro de delitos. Aunque fueran palabras sin confirmación oficial, trascendieron y se multiplicaron, quizá porque los perfiles de Angel “El Mono” y Rubén “La Chancha” Ale no son ajenos a historias de enfrentamientos armados, amenazas, desafíos al poder político, juicios penales, encarcelaciones y excarcelaciones escandalosas. Los Ale se enfrentaron a Antonio Bussi cuando era gobernador; convivieron sin tropiezos con Mario “Malevo” Ferreyra; fueron públicamente vilipendiados por una Evangelina Salazar en su época de primera dama provincial. En Tucumán, decir su apellido es mentar sucesos policiales de las últimas cuatro décadas.

Seguir leyendo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada