El Programa Las Víctimas Contra Las Violencias del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, con la coordinación de la Dra. Eva Giberti, tiene como finalidad principal poner en conocimiento de la víctimas cuáles son sus derechos para exigirle al Estado el respeto de los mismos y la sanción de las personas violentas que la hayan agredido. De este modo, se busca que la víctima supere su pasividad y reclame por sus derechos.

miércoles, 22 de mayo de 2013

"Más que arroz, hubo huevazos"

EL CASAMIENTO DE EDITH CASAS CON EL ASESINO DE SU GEMELA. La pareja ya estaba en el ojo de la tormenta cuando ella anunció su casamiento. Ayer, aprovechando el San Valentín, se casaron en Pico Truncado. El, con permiso de la cárcel. Los esperaban manifestantes que arrojaron piedras y huevos a su paso. 

Publicado en Página/12. "Sociedad".
15.02.2013 

Edith Casas y Víctor Cingolani no pudieron saludar en el atrio, en parte porque se trató de una boda no religiosa, pero también porque puertas afuera del Registro Civil de Pico Truncado llovían piedras y algún huevazo. Así manifestaron algunas personas del lugar su desacuerdo con el matrimonio entre la joven y el hombre que cumple condena por el asesinato de la gemela de ella. Mientras en la puerta del lugar la custodia policial procuraba contener la manifestación, por la cual la familia Cingolani responsabilizó a la familia Casas, en una de las salas el juez Luis Antinobulis formalizaba la relación lejos de los micrófonos de medios locales, pero cerca de las cámaras de medios nacionales, con quienes –según protestaban periodistas truncadenses– habían acordado la exclusiva. 

El novio pudo asistir a su boda gracias a un permiso especial del Servicio Penitenciario, y lo hizo rodeado de medidas de seguridad que se demostraron necesarias con el correr de los minutos y hasta pasado el fin de la ceremonia. Tras el enlace, Cingolani fue trasladado nuevamente hasta el penal de Pico Truncado, adonde, según comentó su hermana en una entevista televisiva, luego la familia concurriría para brindar por la ceremonia y la pareja, que procuró casarse el día de San Valentín. 

En las afueras del Registro Civil se habían reunido decenas de personas, muchas de ellas llegadas para presenciar otras bodas, que habían sido programadas en gran número por la efemérides del santo patrón de los enamorados. Poco después de la 1 del mediodía, al lugar arribó Edith Casas, presurosa por esquivar cámaras y micrófonos apostados en el lugar. Ya el miércoles la propia Casas había advertido a los medios locales que no permitirían el acceso a la prensa, salvo excepción, porque el año pasado, al conocerse el caso, habían “lucrado” con ellos. El diario truncadense Centenario Sur daba cuenta ayer de que “al solicitársele una imagen previa (a la ceremonia) con el vestido de novia, la joven (Casas) no anduvo con vueltas: ‘¿cuánto pagan?’, consultó”. A excepción de un canal de televisión porteño, que transmitió en vivo el antes y el después, con entrevistas a los familiares de Cingolani, los recién casados eludieron a los medios de prensa. 

Seguir leyendo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada